Inicio | Contacto | English     •   Buenos Aires

Detalle de Noticias

    Con efectos desde el 1-1-2013, se aprueba un nuevo Reglamento regulador de las operaciones de facturación que recoge las modificaciones introducidas en dicha materia por la Directiva 2010/45/UE de 13 de julio de 2010  relativa al sistema común del impuesto sobre el valor añadido. Asimismo, incluye una serie de disposiciones, convenientemente actualizadas, referidas a los medios de justificación documental de determinadas operaciones financieras a efectos tributarios.

    Destacamos las siguientes novedades:

    Obligación de expedir factura: no se exigirá en el caso de determinadas prestaciones de servicios financieros y de seguros, salvo cuando dichas operaciones se entiendan realizadas en el territorio de aplicación del Impuesto, o en otro Estado miembro de la Unión Europea, y estén sujetas y no exentas.

    Se modifica el plazo aplicable para la expedición de facturas en las operaciones efectuadas para otros empresarios o profesionales. Hasta ahora, las facturas deben ser expedidas en el momento de realizarse la operación. No obstante, desde el 1-1-2013, se modifica el plazo para el supuesto en que el destinatario de la operación sea un empresario o profesional en cuyo caso deberán expedirse antes del día 16 del mes siguiente a aquél en que se haya producido el devengo del IVA correspondiente a la citada operación.

    Se establecen y regulan  dos tipos de facturas: la factura completa u ordinaria y la factura simplificada, que sustituye a los denominados tiques, con un contenido más reducido.

    El obligado a la expedición de facturas, puede optar por la expedición de la factura simplificada en cualquiera de los siguientes supuestos: 

  • Cuando su importe no exceda de 400 euros, IVA incluido.
  • Cuando deba expedirse una factura rectificativa.
  • Sin perjuicio de lo expuesto en las letras anteriores, los empresarios o profesionales pueden expedir factura simplificada, cuando su importe no exceda de 3.000 euros, IVA incluido, en todos los supuestos en los que anteriormente se expedía tique, salvo el supuesto relativo a las operaciones autorizadas por la AEAT.  El Departamento de Gestión Tributaria de la AEAT podrá autorizar la expedición de facturas simplificadas, en supuestos distintos de los establecidos en el Reglamento, cuando las prácticas comerciales, administrativas o técnicas del sector de actividad de que se trate dificulten la emisión de la factura completa.
  • Existen ciertas excepciones a la posibilidad de expedir factura simplificada, de forma que no se admite su emisión en operaciones como las entregas intracomunitarias de bienes exentas, ventas a distancia y bienes objeto de Impuesto especiales y otras especificadas en el reglamento.


    Respecto del contenido se han aprobado una serie de modificaciones con el fin de simplificar la factura completa como la eliminación de la exigencia en las copias de las facturas de la indicación de su condición de copias.

    Se determinan una serie de menciones que deben incluirse en el contenido de las facturas en las siguientes operaciones:

  • aquellas en las que sea el adquirente o destinatario de la entrega o prestación quien expida la factura en lugar del proveedor o prestador: mención “facturación por el destinatario”;
  • operaciones en las que el sujeto pasivo es el adquirente o el destinatario de la operación: mención «inversión del sujeto pasivo»;
  • aplicación del régimen especial de las agencias de viajes: mención «régimen especial de las agencias de viajes»;
  • aplicación del régimen especial de los bienes usados, objetos de arte, antigüedades y objetos de colección: mención «régimen especial de los bienes usados», «régimen especial de los objetos de arte» o «régimen especial de las antigüedades y objetos de colección».
  • Se regula el contenido que deben tener las facturas simplificadas exigiéndose más requisitos que los que se requerían para expedir un tique.

    Además de las menciones que se exigían para los tiques, las facturas simplificadas deben contener:

  • Fecha en que se hayan efectuado las operaciones que se documentan o en la que, en su caso, se haya recibido el pago anticipado, siempre que se trate de una fecha distinta a la de expedición de la factura.
  • Identificación del tipo de bienes entregados o de servicios prestados.
  • Se atribuye carácter opcional a la expresión «IVA incluido».
  • Cuando una misma factura comprenda operaciones sujetas a diferentes tipos impositivos del IVA deberá especificarse por separado, además, la parte de base imponible correspondiente a cada una de las operaciones.
  • En caso de facturas rectificativas, la referencia expresa e inequívoca de la factura rectificada y de las especificaciones que se modifican.
  • A efectos de practicar la deducción, cuando el destinatario de la operación sea un empresario o profesional y así lo exija, o también en el supuesto en el que el destinatario de la operación no sea un empresario o profesional y así lo exija para el ejercicio de cualquier derecho de naturaleza tributaria, el expedidor de la factura simplificada deberá hacer constar, además, los siguientes datos:
      • NIF atribuido por la Administración tributaria española o, en su caso, por la de otro Estado miembro de la UE, así como el domicilio del destinatario de las operaciones.;
      • la cuota tributaria que, en su caso, se repercuta, que deberá consignarse por separado.

Se impulsa la facturación electrónica al habilitar que las facturas podrán expedirse por cualquier medio, en papel o en formato electrónico, que permita garantizar al obligado a su expedición la autenticidad de su origen,  la integridad de su contenido y su legibilidad.

Por último, se establece un plazo para expedir facturas correspondientes a determinadas entregas de bienes o prestaciones de servicios intracomunitarias. Este mismo plazo también se aplica a todas las operaciones efectuadas para otros empresarios o profesionales, tanto interiores como transfronterizas y afecta, igualmente, a las facturas recapitulativas.

<< Volver