Inicio | Contacto | English     •   Buenos Aires   |   México DF

Detalle de Noticias

    Las sociedades patrimoniales no existen desde el punto de vista mercantil, son sociedades mercantiles que cumplen una serie de requisitos en la composición de su activo. Es un concepto puramente fiscal que puede tener consecuencias importantes en el impuesto sobre sociedades, impuesto sobre el patrimonio e impuesto sobre sucesiones.

    Es en la Ley 27/2014 del Impuesto de Sociedades donde se define el nuevo régimen de las entidades patrimoniales. Una sociedad será patrimonial si no realiza una actividad económica o más de la mitad del activo está constituido por valores que no estén  afectos a una actividad económica.

    Se presume la existencia de actividad económica si la sociedad emplea, al menos, a una persona con contrato laboral a jornada completa.

    El valor del activo, de los elementos patrimoniales no afectos a una actividad económica, será el que se deduzca de la media de los balances trimestrales del ejercicio de la entidad. Del valor del activo, no se considerarán, el dinero o derechos de crédito procedentes de la transmisión de elementos patrimoniales afectos a actividades económicas, que se haya realizado en el período impositivo o en los 2 períodos impositivos anteriores, o los valores que no tienen esta consideración a los efectos de la calificación de entidad patrimonial

    Los valores que no se computan a los efectos de clasificar a la entidad como patrimonial son:

    a) Los poseídos para dar cumplimiento a obligaciones legales y reglamentarias.

    b) Los que incorporen derechos de crédito nacidos de relaciones contractuales establecidas como consecuencia del desarrollo de actividades económicas.

    c) Los poseídos por sociedades de valores como consecuencia del desarrollo de su actividad.

    d) Los que otorguen, al menos, el 5 % del capital de una entidad y se posean al menos un año, con la finalidad de dirigir y gestionar la participación, siempre que se disponga de la correspondiente organización de medios materiales y personales, y la entidad participada no sea entidad patrimonial.

    La calificación de una sociedad como patrimonial conlleva la imposibilidad de aplicar ningún tipo de incentivo fiscal:

    1. El tipo impositivo siempre será el 25% sobre su base liquidable del Impuesto sobre Sociedades.

    2. Las rentas positivas de la transmisión de la participación, directa o indirecta, en una sociedad patrimonial, que no se corresponda con un incremento de beneficios no distribuidos generados por la entidad participada durante el tiempo de tenencia de la participación, no podrá ser objeto de exención en la base imponible del Impuesto sobre Sociedades.

    3. No podrá ser objeto de compensación de bases imponibles negativas del Impuesto sobre Sociedades, en caso de cambio accionarial.

    4. No pueden aplicar los incentivos del régimen de empresas de reducida dimensión.

    5. No pueden acogerse al régimen especial de entidades de Tenencia de Valores Extranjeros.

    6. No aplica la exención a los socios, en el Impuesto sobre Patrimonio, ni la bonificación prevista en el impuesto sobre sucesiones o donaciones  con ocasión de su transmisión.

    << Volver