Inicio | Contacto | English     •   Buenos Aires   |   México DF

El abismo fiscal español 2013

Mucho se ha estado hablando del abismo fiscal en EEUU y poco del que nos encontramos en España. Las relevantes y recurrentes subidas de impuestos  y de cotizaciones van dirigidas a los de siempre con un clarísimo efecto desmotivador sobre el trabajo y el esfuerzo con el único objetivo de sostener una estructura de Estado todavía elefantina. Además del efecto desmotivador sobre la generación de riqueza, para que voy a crear más valor si más del 75%, entre impuestos y cotizaciones, va a parar a una Administración de dudosa eficacia, produce huérfanos políticos con  inciertos efectos a futuro. Y por si fuera poco ataca de forma implacable contra la creación de empleo en España; invertiré allá donde las condiciones políticas, económicas, de seguridad jurídica y tributarias  sean más favorables o al menos no estén dirigidas contra los creadores de riqueza que no son otros que las pequeñas y medianas empresas y los autónomos.

 Algunas de las modificaciones del panorama tributario para 2013 que afectan a las personas “humanas”, que se suman a las ya abundantes producidas en 2012 son las siguientes:

–      Desaparece la deducción por inversión en vivienda habitual y las cuentas vivienda.

–      Salvo en Madrid, se mantiene el Impuesto sobre el Patrimonio.

–      Las ganancias obtenidas en menos de un año tributaran al marginal, es decir que se sumaran a las rentas del trabajo para el cálculo del tipo.

–      En los casos de vivienda disfrutada en especie, si la empresa no es propietaria de la vivienda (lo más habitual) deberá someterse a tributación el importe del alquiler en su totalidad.

–      Primas de seguros pagadas que excedan de 100.000 euros tributaran al marginal.

–      Se acabó la “magia” de los premios de lotería; a partir de enero  también tributan al 20% para premio superiores a 2.500 euros

–      Obligación de informar de los bienes en el extranjero (excedan de 50.000 euros) y de las cuentas en el exterior. Atentos con esto último porque si su empresa tiene presencia en el exterior es muy probable que figure Ud. como apoderado en alguna de las cuentas.

–      Si se traslada de residencia fiscal deberá declarar los importes pendientes de imputación en la última declaración como residente; vamos que además de irse con la morriña se va con el varapalo.

 

En fin esto es un resumen que no pretende ser exhaustivo de todas la modificaciones habidas sino un mero recordatorio de las más importantes.